Buena Pesca Shop

 

LAS SARDINAS

Articulo Sardinas 1

Es difícil enumerar los múltiples usos que tiene este indiscutible manjar de los mares. Infinidad de especies tanto de costa como de alta mar sienten predilección por este pez, siendo por lo tanto apropiado para la pesca de muchísimas especies y gran cantidad de métodos de pesca. Bajo esta premisa, es sin dudarlo uno de las carnadas más utilizadas para la pesca, y son muchos los motivos que lo fundamentan.

El precio es generalmente aceptable. Usado para diversos métodos de pesca e infinidad de especies. Se utiliza tanto fresco como congelado, aunque las recomendables son las frescas. Su aprovechamiento es total, desde la cabeza, tripas, cola, entero o picado.

Incluso si, ya sea por necesidad o por no desperdiciar los restos que se pudieran conservar mal, se pueden usar para preparar enguados – engodos, machacándolas y mezclándolas con otros ingredientes. Existen infinidad de “recetas” para preparar engodos cuya base es la sardina, estando algunas de ellas explicadas en esta web. La más simple es la de machacarlas, mezclarlas con algo de agua y arena de la playa.

Forma de preparación:

Fileteada : Se corta la cabeza y se limpia de tripas (guardando estos restos para preparar el enguado). Se abre por la mitad y se le quita la espina central. Ya disponemos de los dos flancos en forma de filetes. Se cortan en tantas partes como queramos según el tamaño que deseemos. El anzuelazo o cebado del anzuelo se realiza atravesando el anzuelo, como si estuviéramos cosiendo, a lo largo del filete y ocultando el extremo en la carne.

Picada en trozos: Quitaremos la cabeza y picamos la sardina en forma de tacos y según el tamaño que deseemos. No se le quita la espina central de tal forma que los “tacos” quedarán con la suficiente consistencia incluso para la práctica de lanzado. El cebado del anzuelo se realiza atravesando el taco y dejando el extremo del anzuelo asomando por el costado.

Entera: Usaremos la sardina entera si se pretende la captura de grandes ejemplares. Según el ejemplar a capturar elegiremos el tamaño de la sardina.

El anzuelado se realiza desde la cola hacia la cabeza, bien cosiéndola o mediante el uso de las agujas. El uso de la aguja es recomendable, quedando el anzuelo ligeramente anterior a la cabeza y con el extremo sobresaliendo para un fácil clavado.

Es recomendable una vez anzuelada, realizar una pequeña coca (falso nudo) en el extremo de la cola para que durante el lance no sufra el anzuelado.

Jorge A. Cárdenas Glenn

   
 
 

Redes Sociales

Estamos afiliados a estas redes sociales, no deje de visitarnos en ellas.

Youtube.com Youtube.com Youtube.com

Suscribase al boletin